Pintadas de Arsenal de Sarandí

By
Updated: mayo 12, 2015
Pintadas de Arsenal de Sarandí

Esta sección esta dedicada a las Pintadas de Arsenal de Sarandí y sus murales. Cabe destacar que estas expresiones artísticas han sido captadas por hinchas, citadinos y simpatizantes del viaducto en los barrios de Villa Mitre, “Pueblo Battaglia”, Villa Belgrano, Villa Bernasconi, Villa Mitiguiaga, Villa Independencia, Quinta Galli, El Pueblito, Villa Sarandí, Villa Kemmeteer, Sarandí Este y Oeste, Villa Angelina, Villa Marconi y Villa Nuñez.

Recuerda que si tienes algunas guardadas y las quieres mostrar, agradeceremos lo envíes a nuestra página.

Aquí les dejamos el álbum:

Pintadas de Arsenal de Sarandí

pintadas-argentinos-17 pintadas-argentinos-16 pintadas-argentinos-15 pintadas-argentinos-14 pintadas-argentinos-13 pintadas-argentinos-12 pintadas-argentinos-10 pintadas-argentinos-09 pintadas-argentinos-08 pintadas-argentinos-07 pintadas-argentinos-06 pintadas-argentinos-05 pintadas-argentinos-04 pintadas-argentinos-03 pintadas-argentinos-02 pintadas-argentinos-01
Nota, para ver más fotos dar clics en círculos amarillos que aparece en la parte superior del álbum

Pintadas de Arsenal de Sarandí: Poemas de Arsenal de Sarandí

Naciste un once de enero del año cincuenta y siete,
y fuiste el mejor juguete del barrio de Sarandí,
yo por seguirte perdí, un centenar de mis siestas,
que compensé con la fiesta de la pasión que viví.

Yo que de pibe aprendí, a venerar tus colores,
descubrí que otros amores, me quitaban la razón,
y dejé que el corazón me latiera acelerado,
y en cada gol conquistado, lo llenaba de emoción.

Yo te vi salir Campeón… , y te regalé mi llanto,
por eso te quiero tanto ARSENAL DE SARANDÍ,
del barrio donde nací, sos el símbolo latente,
y hoy me obsequias el presente, que tantas veces pedí.

Yo que alguna vez vestí, con honor tu camiseta,
y que soñé con la meta, en la que hoy estás metido,
si te sigo en los partidos, por todo lo que me das,
no puedo pedirte más, para mi… , ya estás cumplido.

Y el honor de haber nacido, en el barrio del viaducto,
donde recogí los frutos, de tus logros sabatinos,
hoy cumplís con el destino, de aquello que fue quimera,
y voy a verte en primera, jugando con tus vecinos.

Hoy vuelven a estar Pepino, el Negri y el Cocholín,
Rimaudo, Elena, Carlín, el negro Rubén, Tioclito,
Manga, el Casi, el viejo Chito, y tantos que alzaron vuelo,
son hinchas que desde el cielo, dejan escuchar su grito.

En el recuerdo los cito, porque son parte del ARSE,
decidieron alejarse, por cumplir con su destino,
tal vez porque le convino, la tribuna celestial,
y gritaban por ARSENAL, enronqueciendo sus trinos.

Alzo mi copa de vino, y brindo por tus colores,
ARSENAL de mis amores, pasión por la que viví,
del sueño que compartí, hoy salgo de mi letargo,
porque se calzó los largos, un chico de Sarandí.
_______________________________________________

TITO SOMMA
(ex- Jugador del club en las décadas del 70 y 80)

Arsenalito

Te dedico esta canción, a que estás allí,
donde quieras que juegues, yo sé me vas a oír.
Muchas cosas son, las que te diría hoy.
Saber que ahí estás, me da felicidad.

Nunca dejo de pensar, en El Porvenir,
que lo vamos a correr, por todo Sarandí.
Que gran fuerza das, para seguirte viendo,
y jamás pensar que se puede aflojar.

Te digo gracias, muchas gracias,
por todo lo que me das.
Te digo gracias,
gracias Arsenal.

Fiel a los colores

Saltan y gritan en cada tribuna,
no importa lo que digan, están para alentar,
porque esta hinchada si se siente,
pocos pero fieles, y adonde juegues te van a bancar.

Es verdad que somos pocos,
pero no saben la pasión que hay por acá,
porque es el club de mis amores,
y dejo todo por irte a alentar.

Lo que se dice de Grondona por el culo me lo paso,
porque del periodismo ya estamos acostumbrados,
yo lo sigo al Arse porque lo quiero,
y hasta la muerte no lo voy a abandonar.

Con la frente en alto camino con mi casaca,
mostrando los colores de mi corazón,
es que no me interesan las miradas de la gente,
y con orgullo les digo: “Del Arse soy!”

Yo soy fiel a mis colores,
no soy ni Bostero ni Gashina,
es que muy fácil ellos la tienen,
pero para ser del Arse, huevos se necesitan!

RAMI – 21/11/06

Medio siglo y más allá

Sarandí de los potreros,
croar de ranas en los cuarenta,
barrio para inventar,
ladrillo tras ladrillo,
sueño a sueño.

Pero creímos que era posible
dar vida con trabajo y fantasía
a las Tres Efes de aquel mítico bar:
Familia, Fortaleza y Fe.

Y supimos concretar
casaca, estadio
y las mil hazañas,
teniendo como piedra inicial
un simbólico adoquín
y un apretón de manos,
que permanecieron sin fisuras
por más de cincuenta años.

Goleada tras goleada,
fuimos recorriendo el abecedario
letra tras letra al revés,
hasta llegar a la cima.

Y seguiremos más allá,
hacia esa Serie de letra incierta,
donde se cualifique
el corazón ardiente y solidario
de los barrios,
donde nuestro hogar
asomando del viejo Viaducto,
certificará sin rivales
los colores de la amistad.

Arsenal de Sarandí:
atajo del pasado
y puente a las estrellas:

¡nuestro bien de familias!

MANRIQUE ZAGO
→(Poema extraído de el libro “Bien de familias”)←

Déjame seguir soñando

Calle Almirante Solier, tragos, reunión y escolaso,
allí donde Independencia se torna en Basavilbaso.
Dos puertas, un ventanal, y en su vidriera aparece,
escrito con letras verdes, Bar y Café Las 3 FFF.
Un salón poco elegante, mostrador de escaso brillo,
y ocho mesas licenciadas en bácigas y codillos,
cachuzas de la humedad y heridas del cigarrillo.
Cuánta historia se ha dormido entre esas cuatro paredes,
donde faltaban los lujos,… y sobraban los placeres.
Si cuando cierro los ojos, me parecen escuchar,
los rezongos de Matías, el viejo dueño del Bar.
la ciencia de Sombrerito para pasar la quiniela,
las broncas del flaco Estela, si a la básiga jugaba,
y Buffatelli cantaba, un bacigón de novela.
Los enojos de Don Maza, mote del viejo Berdia,
si alguno le relojeaba las cartas que recibía,
las ocurrencias de Charles, la lengua de Tomasito,
la sonrisa de Gamardo,… las Operas de Vinito,
el sándwich de Goyeneche, y aquél eterno capricho,
de morderle la nariz, al pobre viejo Don Chicho.
La simpatía de Mota, el candor de Prestipino,
la habilidad de Pepino, los cuentos del Turco Sales,
y las historias sexuales del eterno Guastavino.
La seriedad de Pardini, el fragor de los Grondona,
y la gastada bordona de Don Silvestre Martín,
la presencia de Carlin, el Negri, con su cachaza,
y el Negro Rubén que abraza, al bueno de Cocholín.
Frigeni, el Tito Montero, la simpleza de Capuano,
Checoso,… el Zapa Ducrano, la inocencia de Cotón,
y aquella dulce emoción, de sentirse como hermanos.
Los Percivale, los Pérez, Pacheco, Flores, Gabriel,
Acosta y el flaco aquél, que apodaban Elegancia
y aquellos que por su infancia, carecían de “cartel”.
Los Pico, Maroni, el Casi, Tunessi, el flaco Tursani,
Munich,… el Cuervo Tizzani, Pepito, y el Héctor Bueno,
las pavadas de Castello, Manga, el Chino, Zefferino,
… y hasta el vasito de vino, servido con tanto esmero.
Que raro me pareció, ayer, andar tu vereda,
y notar que ya no quedan ni sombras del bodegón,
y si ven que un lagrimón, en mis ojos aparecen,
es que dejé en Las 3 FFF,… un cacho del corazón.

TITO SOMMA
(ex- Jugador del club en las décadas del 70 y 80)
(Poema extraído de el libro “Bien de familias”)

http://www.celesteyrojo.com.ar

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: