Estadio de Berazategui es desarmado

By
Updated: mayo 13, 2015
Impiden desarme de estadio

Estadio de Berazategui es desarmado. Sigue la polémica por el desarme de las tribunas del Norman Lee luego de que una cuadrilla estaba sacando los tablones de la cabecera local y el accionar de un grupo de socios lo impidió, denunciando un “negociado”, pero la Comisión Directiva salió a aclarar que estaba cumplimentando una orden de la APREVIDE.

Desde aquel lejano noviembre de 2012, cuando en un partido ante Defensores Unidos, dos grupos antagónicos de la barrabrava del “naranjero” se enfrentaron, los informes policiales negativos y posteriores evaluaciones sobre carencias en la infraestructura, derivaron en la clausura del estadio Norman Lee. Nunca más el equipo volvió a jugar como local, al margen de la posterior restricción absoluta de presenciar los partidos para los socios e hinchas.

En medio del virtual cierre de la cancha, con una consecuencia de abandono en sus instalaciones, hasta casi fue dejado de lado para lugar de entrenamiento del plantel superior y las inferiores. El año pasado, se impulsó la construcción de la primera tribuna de cemento, en la cabecera sur, con capacidad para 2.500 espectadores y una inversión superior a los 2.000.000 de pesos.

Esa edificación quedó finalizada, aunque restan concretar ciertos detalles para ser habilitado y poder inaugurarla. Por eso, en marzo de este año, funcionarios de la APREVIDE efectuaron una inspección, marcando que faltaba para dar el visto bueno a la nueva tribuna y aconsejando desmontar la estructura de hierros que sostienen los tablones de madera, tanto en la popular local, como en la platea.

El organismo de seguridad deportiva bonaerense notificó de la resolución de “desarme” de las viejas tribunas, que fue firmada por el protesorero Rubén Uriz en la comisaría 1era. de Berazategui. Y en ese contexto, el presidente Angel García dio la orden para que se cumpla esa determinación y allí estalló la polémica.

Varios asociados, algunos de ellos nucleados en la agrupación opositora “Resistencia Naranja”, se autoconvocaron para impedirlo y lo lograron, denunciando que se trataba de un negociado, con el directivo Cayetano Palmisciano, quien fue el constructor que estuvo a cargo de la obra de la tribuna de cemento y con los hierros, tablones y otros rezagos se “cobraría una deuda”.

Además, se hicieron eco del rumor sobre que como parte de esos tablones fueron traídos del desarme del Viejo Gasómetro de la avenida La Plata, ahora se intentaría comercializarlo, a modo de “tesoro”, entre los simpatizantes de San Lorenzo de Almagro

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: