Barrabravas de Moron apretaron al equipo. Reclamar sus derechos al club por las deudas que les mantienen, alteró a barrabravas de Morón que encararon a jugadores y los amenazaron con arma de fuego en mano.

Casi ocurre una tragedia, cuando Javier Rossi declaró a medios periodísticos que se encontraban a la espera de sus pagos. En respuesta, un grupo de barrabravas de Moron se les acercó a Rossi y Emiliano Moya y uno de los violentos le puso un arma de fuego en el pecho de Rossi, jugador que venía de una gran actuación tras marcarle dos goles a Colegiales, fue apretado junto a Emiliano Mayola.

Las declaraciones que encendieron a los barras de Morón fueron estas:

[youtube id=”yioT57fhSWw” width=”620″ height=”360″]

[colored_box color=”red”]”… Necesitamos que los dirigentes se pongan a la altura de la campaña que estamos haciendo nosotros. Con mi señora pasaremos la desgracia hasta junio. Si no responden nada iré al gremio, como hacen todos. Es una lástima que las cosas terminen mal cuando lo único que tienen que hacer es poner plata”[/colored_box]

Ante ello barrabravas ingresaron al estadio y amenazaron al jugador y a uno de sus compañeros.

Por la tarde , Pablo Sauro, presidente de Morón desmitió la versión del jugador de que se mantenga una deuda de 6 meses. Sin embargo, confirmo que barrabravas de Moron apretaron al equipo.

Barrabravas de Morón apretaron al equipo

Los violentos hicieron pasar un mal momento a Javier Rossi  quien ha decidido abandonar el club, luego del amedrentamiento violento que sufrieron poniendo en peligro su vida y salud. Entre lágrimas en una entrevista con Pacífico TV

[colored_box color=”red”]”… Si querían lograr que Rossi se vaya, lo lograron: Rossi se va”[/colored_box]

Hoy el club marcha quinto en la Primera B, a sólo cuatro puntos de Flandria, el líder, y barrabravas no dudaron en humillar al experimentado jugador,  le apuntaron con un arma de fuego tras el entrenamiento y hasta lo obligaron a arrodillarse, luego de que reclamar públicamente por los tres meses de sueldo que el club le adeuda, no sólo al plantel, sino a todos sus empleados.

Aún quebrado por el miedo, Rossi se encuentra indignado  que “por reclamar lo que a uno le corresponde” se haya llegado a tal punto de violencia.

[colored_box color=”red”]”Jamás en la vida pensé pasar una cosa así, y llegar al extremo de tener terror de que me pase algo a mí o a mi familia”[/colored_box]

Iban a desplegar una bandera.

El malestar es cuestión del grupo no de un solo jugador

En el partido con Colegiales los jugadores iban a desplegar una bandera alusiva a la deuda que la institución tiene con ellos, aunque desistieron de hacerlo tras un diálogo con la dirigencia.

Tras la victoria, cantaron dentro del vestuario contra la comisión directiva, y a la mañana siguiente se dio el violento episodio.

El club hoy permanecía cerrado y hasta recibió una visita de empleados de Edenor, quienes pensaban cortar el suministro de energía eléctrica, pero directivos dialogaron con ellos y lograron evitarlo.

Fuente: canal9